Villancicos en la residencia de ancianos.

Una semana más nuestros alumnos han visitado la residencia de ancianos de Flumet como parte de su actividad de compromiso con la comunidad dentro del diploma del Duque de Edimburgo. En esta ocasión hemos cantado varios villancicos en las tres lenguas vehiculares del colegio: inglés, francés y español.

Después de nuestros pequeño concierto, los residentes se han unido con nosotros para cantar todos juntos algún otro villancico típico francés. Todos juntos hemos cantado y dado palmas para celebrar la Navidad. Antes de partir hemos estado charlando un poco con los residentes y despidiéndonos de ellos hasta el año que viene.

Val Thorens y Mercado de Navidad

Este sábado fuimos de nuevo a Val Thorens. Esta estación es una de las que más pronto abre por la altura de sus pistas. Estuvimos esquiando todo el día, a pesar de la niebla en las pistas más altas. Fue un día muy divertido y volvimos agotados al colegio.

El domingo estuvimos en el mercado de Navidad de la escuela de Saint Nicolas la Chapelle, nuestro pequeño pueblo. Allí nuestra alumna Beatriz Hernández había puesto a la venta los colgantes, pulseras y pendientes que está realizando como parte del diploma del Duque de Edimburgo. El dinero recaudado fue donado a la escuela. Antes de comer cantamos villancicos para la gente del pueblo en los tres idiomas de nuestro colegio: francés, español e inglés.

Esquí en Val Thorens

Este fin de semana comenzamos el sábado practicando nuestro deporte estrella: el esquí. Nos fuimos a la estación de Val Thorens. Esta estación es célebre por haber sido seleccionada, ya en 4 ocasiones en los últimos cinco años, como la mejor estación de esquí del mundo en el marco de los “World Ski Awards”. No es solo conocida por la altitud de sus pistas, algunas nacen en torno a los 3000 metros de altura, también por la calidad de éstas y las múltiples oportunidades que ofrecen. Las magníficas vistas le otorgan una belleza difícil de igualar.

Pudimos disfrutar de muy buena nieve y de un precioso día.

El domingo fue lluvioso y aprovechamos por la mañana para descansar en la residencia y disfrutar de un rico brunch que nos preparó nuestra cocinera. Por la tarde fuimos al Palais des Sports de Megève a ver un partido de hockey, Canadá contra Megève. Algunos alumnos también disfrutamos de la piscina cubierta de esta localidad.

 

Clase de matemáticas en Los Alpes

El pasado 13 de noviembre nuestros alumnos de 3ºESO realizaron una presentación por parejas sobre la influencia de la sucesión de Fibonacci en la realidad. Mediante este trabajo los alumnos pudieron descubrir la enorme importancia y presencia que tienen los conceptos matemáticos en nuestro día a día. Entre los aspectos trabajados, están la relación entre esta sucesión y el número de oro, el cual aparece en multitud de áreas como la naturaleza, el arte e incluso el cuerpo humano. Algunas importantes obras como la Gioconda o el hombre de Vitruvio tienen su base en las proporciones creadas a partir de este número.

A continuación, para demostrar la presencia del número áureo en nuestro cuerpo, los alumnos realizaron diferentes medidas de su cuerpo (altura, distancia desde el ombligo hasta los pies o las falanges de los dedos), comprobando que la razón entre varias de estas medidas se acerca mucho al valor de este famosísimo número.

Última parada: Verona

Terminamos nuestro periplo por Italia con una pequeña ciudad, desconocida para muchos, pero con un encanto muy especial: Verona, la ciudad de Romeo y Julieta. En esta ciudad paramos camino de casa para visitar sus muchos monumentos y comer.

Visitamos la famosa Arena de Verona, un coliseo muy bien conservado, la casa de Romeo y Julieta y la plaza del ayuntamiento. Ya en el tiempo libre los chicos pudieron pasear por el mercadillo de navidad de la ciudad, visitar el castillo o la tumba de los enamorados.

Después de la visita y el tiempo libre, disfrutamos de nuestra última comida italiana previa a ponernos en viaje para volver a nuestro colegio, donde nos esperaban nuestras camas y un sueño reparador antes de volver a la rutina.

Cuarta parada: Venecia.

Ya en el penúltimo día de nuestro viaje nos levantamos para descubrir una de las ciudades más célebres del mundo: Venecia. Se la suele llamar la perla del Mediterráneo, pocos son los que no se quedan maravillados por esta ciudad, no es sus monumentos lo que fascina, para enamorarnos de Venecia hay que recorrer sus calles, descubrir sus rincones y ver la Luna reflejada en las aguas de sus canales.

Para llegar a la ciudad tuvimos que ir de la única forma posible: en barco, después de atravesar el estrecho istmo que une a esta ciudad con el continente. Una vez en la ciudad, visitamos el lugar probablemente más conocido en el mundo entero: la plaza de San Marcos.

Antes de comer nuestros estudiantes contaron con tiempo para una experiencia única: usando las habilidades aprendidas en clase de educación física de orientación y un mapa, los alumnos descubrieron algunos de los principales rincones de la ciudad guiando ellos mismos una visita que nos llevo a ver algunos de los puntos más conocidos de Venecia como el Puente de Rialto o el Gran Canal.

Al terminar, nuestros estudiantes siguieron recorriendo las calles de esta ciudad incomparable. Tras varias horas, ya de noche y agotados, tomamos el barco para volver al continente con la cabeza llena de Venecia. Ciao Venecia, ojalá te volvamos a ver pronto.

Tercera parada: Pisa

El día de hoy lo hemos dedicado principalmente a trasladarnos entre Florencia y Venecia, pero no podíamos partir de Florencia sin despedirnos de tan bella ciudad, así que por la mañana subimos a la plaza de Miguel Ángel que cuenta con unas increíbles vistas panorámicas sobre toda la ciudad.

Aunque hemos pasado bastantes horas en el bus, estando en Italia siempre hay ciudades interesantes para visitar mientras paras a comer. En nuestro caso escogimos a la renombrada Pisa para hacer nuestra parada. Esta ciudad es famosa principalmente por su torre inclinada, pero también cuenta con un conjunto de edificios románicos entre los que destaca su iglesia que son dignos de admirar. El conjunto de la catedral, el baptisterio y la torre nos dejó a todos impresionados, nuestros alumnos contaron con tiempo para recorrerlo tranquilamente y pasear entre los edificios. Por supuesto, hubo tiempo para realizar la consabida foto sujetando la torre y otras muchas más. Muy cerca de la torre disfrutamos de una agradable comida italiana antes de volver al autobús para seguir nuestro viaje hasta Venecia donde dormimos esta noche.

Segunda parada: Florencia

Nuestra segunda parada fue en la hermosa ciudad Florencia. Florencia es quizás una de las ciudades que más impresionan de Italia, cuna del Renacimiento y de algunos de sus representantes más importantes, esconde tesoros en cada esquina.

Comenzamos la visita con un paseo hasta la Academia, la Academia y, por supuesto, la maravillosa escultura de Miguel Ángel: el David. Nada más florentino que el David, esta estatua colosal de casi seis metros nos dejo a todos hipnotizados. Sin embargo, lo más importante de la Academia es que al pasear por su taller llegas a comprender cómo trabajaban estos genios.

Tras esta visita comenzamos nuestro recorrido por la capital de la Toscana, en este recorrido visitamos la plaza de la Signoria dónde destaca su torre central y sus numerosas esculturas renacentistas que forman un museo al aire libre. También visitamos la catedral, cuya cúpula y sus frescos nos dejaron a todos boquiabiertos y el Puente Viejo donde se encuentran la mayor parte de joyerías de la ciudad.

Tras la visita, tuvimos tiempo libre para recorrer por nuestra cuenta las calles de esta hermosa ciudad antes de cenar una rica pizza y partir hacia el hotel.

Primera parada: Milán

Nuestro primer día en Italia ha estado dedicado a Milán, ciudad conocida por ser la capital de la moda italiana y, junto con París, una de las ciudades más emblemáticas para esta industria. Sin embargo, tal como nuestros alumnos pudieron comprobar, Milán es mucho más que compras.

Nuestra travesía comenzó a las 5 de mañana, hora en la que tocó levantarse para dar comienzo al viaje. Después de cinco horas, en las cuales atravesamos el famoso túnel del Mont-Blanc que separa Italia de Francia, llegamos a la ciudad de Milán.

La primera parada que hicimos fue ante la majestuosa catedral de Milán, un bellísimo ejemplo del gótico italiano, una de las más bellas catedrales que jamás tendremos el privilegio de ver. Entramos dentro y estuvimos paseando por sus majestuosas naves disfrutando del hermoso ambiente que crea la luz de mil colores que atraviesa las increíbles vidrieras.

Junto a la catedral pudimos atravesar la galería Victor Manuel II, además de ser un hermoso edificio con una enorme cúpula en cristal, es también la meca para los aficionados a las compras, aunque dependiendo de tu presupuesto quizás lo único que puedas hacer es mirar. Al final de esta galería tuvimos la oportunidad de visitar todos juntos la famosa Scala de Milán, el mayor edificio de la opera del mundo.

Nuestra última visita en esta ciudad fue para uno de sus lugares más emblemáticos, el castillo Sforzesco, familia que ostentaba el título de duques y que durante toda la Edad Media y el Renacimiento controlaron la ciudad de Italia, ellos fueron agradando y embelleciendo este castillo como nuestros alumnos pudieron comprobar. Aqui pudimos disfrutar de una visita guiada del castillo y unas hermosas vistas desde lo alto de su muralla.

Tras esto los alumnos tuvieron algo de tiempo libre para que pudieran recorrer las calles de Milán con más libertad y, como no, ir de compras.

Práctica laboratorio.

En nuestras clases de ciencias el uso del laboratorio se considera una parte más de la asignatura, entendemos la ciencia como una asignatura práctica que debe ser demostrada. La pasada semana los alumnos de 3º de la ESO para la asignatura de física y química estuvieron en el laboratorio para demostrar y practicar con lo que habían aprendido sobre solubilidad y formación de cristales. Para ello realizaron un experimento para comprobar la solubilidad de dos sales, el sulfato de cobre y el cloruro de sodio, y como varía a medida que incrementamos la temperatura de la disolución. Cada tipo de sal tiene una cristalización característica, el sulfato de cobre crea unos cristales azules muy llamativos que se empiezan a formar cuando la disolución se enfría. Los resultados fueron bellos y formativos.