Fin de cursos de verano

Finalizamos los cursos de verano 2019, y os deseamos a todos unas felices vacaciones.

Arte, Ciencia y Naturaleza

Durante el curso de verano, nuestros alumnos de Ciencia, Arte y Naturaleza han trabajado en un proyecto que combina la biología, la tecnología y el respeto por el medioambiente.

El objetivo del curso era la construcción de una maqueta de una central hidroeléctrica con la que conseguir generar energía eléctrica a partir de la fuerza del agua. Para ello, nuestros alumnos han comenzado analizando diferentes ríos y lagos de la zona, con el fin de averiguar cuál de ellos era el más idóneo para la futura construcción de una central hidroeléctrica.

Una vez analizadas las muestras de los diferentes ríos y lagos, se decidió cuál de los entornos sería el elegido y empezamos con la construcción de la maqueta. Tras reunir los materiales necesarios y, gracias a las dotes de nuestros alumnos con el bricolaje, conseguimos terminar nuestro proyecto en el plazo fijado.

Por último, nos desplazamos al lugar elegido, en donde probamos nuestra maqueta y comprobamos su funcionamiento aprovechando la fuerza del agua para encender un diodo LED.

Annecy

Ayer por la tarde nos trasladamos a Annecy, capital de Alta Saboya, donde disfrutamos de una estupenda tarde.

Comenzamos visitando el lago con el macizo de Bauges al fondo. A continuación nos adentramos por el viejo Annecy. Recorrimos los cautivadores canales,  los preciosos puentecitos y las hermosas casas con fachadas de colores, motivos más que suficiente para que Annecy reciba el nombre de la Venecia de Saboya. En pleno centro de la ciudad vieja, vimos el palacio de la Isla, antigua prisión y palacio de justicia, que alberga actualmente el Museo de Historia de Annecy. Cerca de este edificio emblemático del siglo XII, la calle Santa Clara, repleta de casas con arcadas, es otro de los lugares ineludibles. En lo alto de la ciudad se encuentra el museo-castillo, antigua residencia de los condes de Ginebra y de los duques de Genevois-Nemours. Una visita cultural donde también hubo tiempo para disfrutar de un rico helado, una sabrosa crêpe y hacer unas compras.

Les Saisies

Ayer pasamos el día en Les Saisies, una pequeña villa creada alrededor de una estación de esquí, que ha sabido aprovechar su entorno también durante el verano.

Hemos empezado caminando por un espacio natural protegido de alto valor ecológico: La turbera de Les Saisies, que acoge especies emblemáticas como el urogallo o la lagartija vivípara o de turbera. No hemos tenido suerte para encontrarlos, pero sí que hemos visto muchas libélulas y caballitos del diablo y algún anfibio. Hemos aprendido algunas cosas sobre botánica también: hemos observado los musgos que crean el ecosistema de turbera, hemos descubierto la familia de las flores compuestas y nos hemos fijado en los distintos tipos de líquenes. Han sido cuatro kilómetros muy productivos.

Después del esfuerzo, nos hemos ido a la atracción Mountain twister y hemos estado montando, siempre en parejas. Ha sido muy divertido y aún nos ha quedado tiempo para pasar la tarde en el lago de Flumet.

« 1 de 2 »

Patinaje sobre hielo en Megève

El lunes, después de comer, nos dirigimos a la localidad de Megève. Esta localidad es conocida por su importante estación de esquí y por ser una de las más turísticas de la región. Además de pistas de esquí, tiene una enorme pista de patinaje que nuestros chicos y chicas pudieron disfrutar.

Patinando, riendo, con algún resbalón y cogidos de la mano se nos pasó la tarde volando. Tras varias horas en la pista sin notar el frío, salimos a dar un paseo por las calles de esta bella ciudad. Visitamos sus tiendas, compramos y encontramos tiempo para tomarnos una crêpe e incluso para poder ver un campeonato de hípica que se está celebrando en esta localidad.

Rafting

El domingo, nuestros alumnos fueron a hacer rafting. Aprovechando el deshielo del conjunto de La Plagne, el río Isere tiene un caudal muy abundante y apto para practicar deportes como el rafting. Nos enfundamos los neoprenos y descendimos por el río bordeando las localidades de Granier, Saint Marcel y Moûtiers. Este deporte desarrolla habilidades como el trabajo en equipo y la coordinación, además de ser muy divertido. También pudimos observar la belleza que esta época del año otorga a las márgenes del río, los pueblos y las montañas con los bellos colores del verano.

Parc Animalier Merlet

El sábado visitamos el parque de animales de Merlet.

La mejor manera de llegar a sus instalaciones es atravesando el bosque que se encuentra en la ladera de enfrente del Mont Blanc. Este parque nos muestra el ecosistema de la zona y nos permite aprender sobre el medio en el que vivimos. Cuenta con una gran variedad de animales que está en semi-libertad como por ejemplo rebecos, marmotas, muflones e incluso llamas.

Vía Ferrata

Un día soleado nos permitió disfrutar de la via ferrata; un camino de hierro que permite viajar por las montañas. A partir de aquí surge un deporte que permite disfrutar de la naturaleza. Escaleras, puente tibetano y cables de acero para disfrutar de un magnífico día en el lago de la Rosière.

Además, después de la actividad pudimos disfrutar de una barbacoa preparada por nuestros chicos.

Esquí y juegos acuáticos

Ayer nuestros chicos y chicas visitaron el famoso WAM PARK. Un parque acuático que se encuentra en el lago del Parque Regional Natural de Bauges, que colinda con la ciudad de Albertville. Allí, practicaron el esquí acuático. Este deporte- en el que se alcanzan altas velocidades gracias a la potencia de los cables-, exige buenos reflejos y, sobre todo, equilibrio.

Posteriormente pudieron poner a prueba su equilibrio, fuerza y energía en los juegos inflables acuáticos situados en el lago, estos consisten en una serie de colchonetas y de pruebas muy resbaladizas.

Chamonix – Mont – Blanc

El miércoles empezó el día con un buen madrugón, y a las ocho de la mañana ya estábamos en el autobús rumbo a Chamonix.  Al llegar hemos hecho el ascenso a la Aiguille du midi a través de dos telecabinas. Arriba hemos podido disfrutar de unas espectaculares vistas del Montblanc,  de la Vallee Blanche y la Pointe d’Helbronner situada justo en la frontera entre Francia e Italia. Desde una de las terrazas  hemos visto el glaciar de Taconnaz, con su pequeño circo glaciar, su lengua y las morrenas que arrastra a su paso.

Hemos descendido con el telecabina hasta los 2380 metros, en el Plan de l’aiguille, donde ha empezado nuestra marcha de travesía al pie  de les aiguilles de Chamonix. Nuestro destino era Le Montenvers, una planicie rocosa desde la que se contempla el glaciar Mare de Glace.

La vuelta a Chamonix ha sido a través del Train à crémaillère, que desciende lento por un bosque de ensueño. Una vez en la ciudad, hemos tenido algo de tiempo libre para comprar y comer algo.

Estas son algunas de las imágenes que nos ha aportado el día: