La diversión continúa en los Alpes

Este fin de semana nos lo hemos pasado genial!!

El viernes después de clase tuvimos nuestro propio SEK-Talent. Por grupos preparamos bailes y sketchs cómicos que luego representamos en frente del resto de compañeros y profes. Al final, acabamos todos bailando en una fiesta improvisada, ¡lo dimos todo!

El sábado, nos dejaron dormir un poquito más y, al despertar y abrir las ventanas descubrimos que el día estaba marrón, ¡parecía que le habían puesto un filtro de Instagram a la vida real! Luego las profes nos dijeron que eso marrón que teñía la nieve era, ni más ni menos, que arena que había llegado desde el Sáhara.

Tras un desayuno para reponer bien fuerzas, nos fuimos a hacer raquetas. Con el autobús subimos hasta bien arriba, sobra decir que esto nos hizo la tarea mucho más sencilla, y ya desde allí fuimos cuesta abajo, deslizándonos en tobogán cada vez que podíamos, hasta llegar a la resi. Cada vez esto de las raquetas nos cuesta menos.

Como siempre, aquí podéis ver nuestro itinerario:

Por la tarde, continuamos con el tema que habíamos empezado en clase de Sociales, cuando conmemoramos a las víctimas del Holocausto Nazi, y que nos había dejado queriendo saber más, y tuvimos sesión de cine todos juntos en el gimnasio. Vimos la película “La llave de Sarah” una historia ambientada en la Francia conquistada por los nazis y que cuenta como cientos y cientos de judíos fueron arrestados por la policía francesa y, tras tenerlos varios días retenidos en el Velódromo de Invierno, se los llevaron a los campos de concentración nazis; y, por desgracia, muchos nunca volvieron.

Resultado de imagen de la llave de sarah

El domingo, repetimos la actividad que tanto nos gustó la semana pasada: ¡snowboard! Esta vez nos caímos menos al suelo y aguantamos más tiempo sobre las tablas. ¡Algunos ya hasta se atreven con las piruetas! Parece que poco a poco se nos va dando mejor.

Finalmente, y para rematar la semana, tuvimos un tiempo de descanso para terminar la tarde con una hora de estudio, porque aunque nos lo pasamos genial en los Alpes, no nos olvidamos de que también tenemos que estudiar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *