Espeleología y Grand Bivouac

«Una enorme oquedad en la montaña nos invitaba a entrar en la cueva de Sassenage. Después de caminar algunos cientos de metros bajo tierra, las paredes de la gruta se comienzan a hacer más angostas, grandes rocas bloquean el camino a seguir, unas enormes grapas metálicas hacen las veces de escala y nos dirigen a un piso inferior de la cueva. Nuestra ruta transcurre ahora por una tubería natural horadada por el agua en el corazón de la tierra con el paso de los años. Podemos apreciar restos de desprendimientos en nuestro camino. Llegados a un punto, el paso es tan pequeño que al final debemos arrastrarnos sobre nuestro vientre hasta abrirnos paso a una enorme galería subterránea; la cavidad es majestuosa, tanto que por un momento parece que nos encontramos en una catedral en lugar de varios metros en el interior de la montaña. Seguimos los pasos de nuestro guía hacia el interior de la cueva, los mosquetones aseguran nuestro camino mientras caminamos ganando altura con cada paso, bajo nuestros pies un río subterráneo avanza con fuerza crecido gracias a las lluvias de los últimos días. Finalmente alcanzamos nuestra meta, un enorme puente colgante sobre una espectacular cascada en el corazón de la tierra, resulta extraño disfrutar este escenario iluminado tan solo por la tenue luz de los frontales en nuestros cascos de espeleólogos. Disfrutamos de estalactitas, estalagmitas, columnas y otras formaciones geológicas subterráneas que continúan con su lento proceso de formación ante nuestros ojos mientras seguimos avanzando en grupo, hasta alcanzar una larga tirolina que nos acerca, de nuevo, a nuestro punto de partida. Por fin volvemos a ver la luz del sol.»

No, no os dejéis engañar, aunque la experiencia y paisaje subterráneo descrito anteriormente pueda parecer sacado del cuaderno del profesor Otto Lidenbrock, en “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne, fuimos nosotros, los alumnos de SEK-Les Alpes, los que este sábado recorrimos algo más de un kilómetro y medio por el interior de la cueva de Sassenage, una localidad situada en la ribera del río Isere, muy cerca de Grenoble que está presidida por el castillo del mismo nombre. La espeleología fue una actividad nueva para muchos de nosotros, pero nos animamos durante todo el trayecto para superar los numerosos obstáculos que encontramos en nuestro camino.

Al finalizar la actividad pusimos rumbo a Albertville, la ciudad más próxima a nosotros, y participamos del festival del Grand Bivouac. Se trata de uno de los festivales de viajes más grandes de Francia con conferencias, películas, conciertos… Todo los contenidos tienen el tema común de conocer nuevas culturas y allí estuvimos nosotros disfrutando de cuantas actividades tenían programadas.

Con previsión al fin de semana que viene, que iremos a nuestra primera jornada de esquí en Tignes, disfrutamos de un maravilloso brunch para recargar las pilas. Este fin de semana hemos dejado nuestro tradicional paseo a Flumet para el domingo puesto que hemos tenido la suerte de que ha salido el sol. También hemos querido terminar esta semana tan completa con una pequeña reflexión de mindfulness para considerar y dejar por escrito todos los retos, compromisos y cosas aprendidas en estos días además de unirnos al reto viral en el que están involucrados otros colegios para fomentar el trabajo en equipo.

Visita a la ONU y paintball

El sábado hemos visitado el pueblo de Yvoire, un pequeño pueblo medieval situado a orillas del lago Leman. Parte del contenido de la asignatura en Ciencias Sociales es la vida en la época medieval. Visitar Yvoire, es hacer un viaje al pasado. Nos pudimos hacer una idea de cómo se cobraban los aranceles por pasar por el lago, la relación de vasallaje con el castillo, las ferias en la plaza del pueblo, las distintas profesiones… Además, en este paseo pudimos comprobar por qué está incluido en la lista de los pueblos más bonitos de Francia.  

A continuación, nos desplazamos a Ginebra para realizar una visita guiada por el edificio que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene en esta ciudad. Una vez dentro, visitamos las principales salas del edificio y aprendimos algunos datos curiosos sobre esta importante organización.

El domingo después de comer, comenzamos nuestro partido de paintball. Durante casi tres horas disfrutamos de este deporte divididos en dos equipos. Este deporte requiere coordinación y trabajo en equipo. Para terminar el día pudimos conocer y pasear por el pueblo de Megève.

Annecy y Fete de la Vache

Después de una semana lluviosa el viernes nos dio un respiro el mal tiempo y pudimos disfrutar de una tarde otoñal en Flumet. Algunos de los alumnos aprovecharon para cortarse el pelo, ir al supermercado o jugar un amistoso partido de futbol.

Para aprovechar bien el día, el sábado madrugamos y fuimos a visitar una de las ciudades más bonitas de la región: Annecy. Esta ciudad es conocida como la Venecia francesa por sus canales y puentes. Pasamos la mañana recorriendo sus calles y visitando los monumentos clave como su castillo del siglo XII o el Palacio de la Isla que en su día fue la cárcel.

Después de comer fuimos al High Five Festival, el festival de esquí más importante de la zona, al cual acudieron celebridades de todas las disciplinas de los deportes de invierno. Hubo demostraciones de saltos del equipo de la Escuela de Esquí Francés, de la cual forman parte nuestros instructores de esquí.

En este evento disfrutaron de muchas actividades al aire libre como la tirolina o el trampolín, practicaron sus destrezas sobre una tabla de Snowboard y pusieron a prueba su equilibrio en la slackline. Para completar la jornada había diferentes stands de publicidad en los que se podían conseguir premios. ¡Volvimos todos muy cargados!

Para concluir este fin de semana tan completo, el domingo fuimos a la Fête de la Vache de Flumet. Este año la coopèrative du Val d’Arly cumple 50 años y, para celebrarlo, la feria estuvo muy concurrida. Había conciertos, bailes regionales, elaboración de comidas regionales, etc. Los alumnos entrevistaron a ganaderos locales para una actividad interdisciplinar de francés y ciencias sociales.

Visita a la residencia de ancianos

Este jueves hemos acudido de visita a la residencia de ancianos de Flumet. Hemos participado en un encuentro entre dos generaciones en la que los mayores han compartido con nosotros su sabiduría y sus experiencias.

Dentro del programa del Duque de Edimburgo nuestros alumnos de 3º de la ESO tienen que dedicar un tiempo a su comunidad, una de las actividades que realizamos con este fin es visitar a nuestros mayores para poder compartir con ellos nuestro tiempo.

Antes de asistir habíamos preparado con nuestros profesores de francés algunas preguntas para informarnos sobre cómo vivían y de cómo ha evolucionado nuestro valle. Uno de nuestros alumnos incluso se animó a hacer algunos trucos de magia para entretenimiento de todos.

Ha sido una jornada muy entrañable en la que hemos podido interaccionar con gente que ha vivido toda su vida en esta zona y que tiene mucho que aportarnos.

Un fin de semana por encima de las nubes.

Hemos aprovechado el último fin de semana de septiembre para visitar el Mont Blanc y seguir conociendo un poco más nuestro entorno y las posibilidades que nos ofrece.

El viernes nos desplazamos a la localidad de Praz sur Arly a pocos kilómetros del colegio para conocer su zona de juegos. Allí disponemos de pista de vóley beach, pistas de tenis, campo de futbol, skate park, mesas de ping- pong… Pasamos una tarde muy entretenida disfrutando del sol.

El sábado visitamos la ciudad de Chamonix, conocida mundialmente por tener las mejores vistas del Mont Blanc. Nuestro plan inicial era subir a l’Aguille du midi a 3820 metros. Sin embargo, en la montaña estamos expuestos a las inclemencias meteorológicas y nada mas llegar a las taquillas nos dieron la mala noticia de que el teleférico estaba cerrado por el fuerte viento en altura.

Seguimos con nuestro plan de excursión, subimos hasta el Plan de l’Aguille a 2200 metros, la primera parada del teleférico. Después de dejar un maravilloso sol en Chamonix, nos vimos dentro de una niebla que no nos dejaba ver el paisaje. Aún así emprendimos la excursión a Montenvers. Al cabo de una hora de caminar salió el sol y pudimos ver el paisaje con el fantástico Mont blanc a nuestras espaldas. Aquí os dejamos el link que grabo nuestra profesora Christine de la excursión:

Nos desplazamos a la localidad de Bozel para aportar nuestro granito de arena contra la fibrosis quística. El organismo des Virades de l’Espoir organizaba un montón de actividades para recaudar fondos contra esta enfermedad. A primera hora algunos nos animamos con la carrera de obstáculos. La carrera consistía en tres kilómetros llenos de diversión con toboganes, preguntas en francés, puentes sobre el agua… Había 250 parejas y nuestros chicos Alejandro Villanueva y Javier Geijo ganaron la carrera.

Muchos pasaron por maquillaje, otros por las camas elásticas y por la zona de restauración. Para terminar nuestras chicas se marcaron el baile de la Macarena para absoluta admiración de los franceses. Nos aplaudieron sin cesar.

Esquí acuático en Educación Física.

Aprovechando el buen tiempo, volvimos al agua para comenzar el esquí… acuático naturalmente. Como parte de la clase de educación física ayer por la tarde nos dirigimos al lago artificial de Wam, cercano a Albertville para pasar parte del día. Allí practicamos una de las actividades más divertidas del programa. El esquí acuático es una actividad que requiere de técnica y, sobre todo, de equilibrio, en el que sabes que una falta de concentración te obligará a darte un chapuzón inesperado. Pasamos dos horas de diversión a remojo. Estamos deseando volver la semana que viene.

Continuamos explorando nuestro entorno.

Este fin de semana hemos querido aprovechar el buen tiempo para seguir explorando el bello rincón de los Alpes donde hemos comenzado a vivir. El viernes salimos a pasear por los alrededores del colegio y nuestros pasos nos llevaron hasta el pequeño y encantador lago de Flumet donde disfrutamos de una bella tarde.

Él sábado nos fuimos a practicar rafting, una actividad que desarrolla habilidades de coordinación y trabajo en equipo. Aprovechando el deshielo del conjunto de La Plagne, el río Isere tiene un caudal muy abundante y apto para practicar deportes como este. Nos enfundamos los neoprenos y descendimos por el río bordeando las localidades de Granier, Saint Marcel y Moûtiers. También pudimos observar la belleza que esta época del año otorga a las márgenes del río, los pueblos y las montañas con los bellos colores del otoño.

El domingo lo aprovechamos para descubrir más cosas sobre nuestro pueblo: Saint Nicolas la Chapelle. Por la mañana fuimos a dar un paseo en el que atravesamos los pastos cercanos al pueblo y pasamos por varias granjas tradicionales. En nuestro camino pudimos observar la raza de vacas típica de esta zona con su distintiva cara blanca. Incluso se nos acercaron unos cervatillos.

La tarde del domingo estuvo dedicada a la visita de la iglesia del pueblo. Nos la enseñó el historiados del pueblo, un título honorífico que porta debido a la pasión que siente por la historia de su pueblo. Nos supo transmitir esta pasión mientras nos contaba todas las historias que rodean a ese bello edificio de estilo Barroco. Para terminar nos enseñó el órgano, declarado de interés histórico nacional, y alguno de nuestros estudiantes se animó a tocarnos una canción.

 Un precioso fin de semana en un enclave de ensueño.  

Primera toma de contacto con el entorno natural y social de los Alpes. Toda una experiencia.

Nuestro primer fin de semana en los Alpes ha estado lleno de actividades y hemos podido disfrutar de los últimos días de calor en el agua.
El viernes recibimos la visita de nuestro alcalde que nos dio la bienvenida al pueblo y nos explicó algunas normas de seguridad.
El sábado por la mañana nuestros chicos y chicas visitaron la feria de oficios del pequeño pueblo de Flumet y pudieron aprender sobre los viejos oficios del valle a través de las demostraciones, además de comer crepes.  
Por la tarde fuimos al famoso WAM PARK. Un parque acuático que se encuentra en el lago del Parque Regional Natural de Bauges, que colinda con la ciudad de Albertville. Allí, armados con neoprenos a pesar del estupendo sol que nos calentaba al salir del agua practicaron los llamados juegos acuáticos durante toda la tarde. Nuestros alumnos pudieron poner a prueba su equilibrio, fuerza y energía en los juegos inflables acuáticos situados en el lago, estos consisten en una serie de colchonetas y de pruebas muy resbaladizas.
El domingo volvimos al agua. Nos trasladamos esta vez a Montmin, que es uno de los cañones más conocidos de la zona. Nos equipamos de nuevo con un neopreno, un casco y un arnés para poder comenzar nuestra aventura y descender un cañón. En esta jornada de Canyoning hubo un poco de todo: toboganes, rappels y descensos con cuerda, aunque lo más divertido han sido, sin duda, los saltos. ¡Hicimos alguno de más de cuatro metros!
Una gran manera de comenzar nuestra aventura en los Alpes.as muy resbaladizas.

No Images found.

Fin de cursos de verano

Finalizamos los cursos de verano 2019, y os deseamos a todos unas felices vacaciones.

Arte, Ciencia y Naturaleza

Durante el curso de verano, nuestros alumnos de Ciencia, Arte y Naturaleza han trabajado en un proyecto que combina la biología, la tecnología y el respeto por el medioambiente.

El objetivo del curso era la construcción de una maqueta de una central hidroeléctrica con la que conseguir generar energía eléctrica a partir de la fuerza del agua. Para ello, nuestros alumnos han comenzado analizando diferentes ríos y lagos de la zona, con el fin de averiguar cuál de ellos era el más idóneo para la futura construcción de una central hidroeléctrica.

Una vez analizadas las muestras de los diferentes ríos y lagos, se decidió cuál de los entornos sería el elegido y empezamos con la construcción de la maqueta. Tras reunir los materiales necesarios y, gracias a las dotes de nuestros alumnos con el bricolaje, conseguimos terminar nuestro proyecto en el plazo fijado.

Por último, nos desplazamos al lugar elegido, en donde probamos nuestra maqueta y comprobamos su funcionamiento aprovechando la fuerza del agua para encender un diodo LED.